Mi interés por el desarrollo del potencial humano, viene desde siempre. En mis recuerdos siempre hay imágenes donde la intención fue ofrecer  mi mano a quien la necesitara, bueno mi mano o la sonrisa pues a veces esta si tiene la intención adecuada puede obrar verdaderos cambios en las personas que la reciben.

Siempre  me resulto fácil sonreír a las personas, solo en algún caso he perdido la sonrisa pero estas circunstancias son aprendizajes que a posteriori me han enseñado a sonreír con más ganas. Es muy agradable ver como las personas evolucionan, crecen y se desarrollan. Observar como las personas pasan de unos estados mas complicados a unos mas placenteros aporta sentido a mi vida, pero sobre todo me hace sentir  un observador de lujo del milagro de la vida.

 Sigo formándome y  trabajando cada día por mantener la sonrisa, la ilusión, la armonía, la serenidad y la alegría en la vida, esa dirección es la motivación que me hace disfrutar del camino elegido, un camino por el que transito confiando siempre en las personas y su capacidad de adaptación al cambio.

Quiero que la gente disfrute de cada momento, que se encuentre a sí misma, que descubra su potencial, que halle serenidad  y desde ahí encuentre su lugar en la vida.

Trabajar con ese objetivo es para mi realmente importante y verdaderamente apasionante.