Es una disciplina que busca educar el cuerpo, la respiración y la mente, para alcanzar armonía, serenidad, paz interior, salud y sobre todo mayor conocimiento de uno mismo.

El Chikung puede ser estático o dinámico pero con movimientos muy suaves.

Qi Gong, es una disciplina unida a la medicina tradicional china producto de una cultura con más de 3000 años.

Movimiento. Respiración. Concentración.

Un trabajo de corporalidad que permite fortalecer y flexibilizar el cuerpo; reforzar el sistema inmunitario; favorecer una circulación óptima de la sangre que a su vez va a armonizar el funcionamiento de los órganos y  brindar equilibrio entre lo físico, mental y espiritual. Con todo lo anterior conseguiremos una mejor calidad de vida.

Beneficios:

En el adulto mejorara la flexibilidad, la circulación sanguínea, la fuerza y la coordinación pero sobre todo su capacidad de concentración y atención.

Mejorará la resistencia, la fuerza y la capacidad de concentración. El trabajo de visualización  permitirá obtener un mayor rendimiento en cualquier actividad emprendida.

En el niño servirá fundamentalmente para desarrollar el esquema corporal, para alcanzar una mejor orientación espacial y coordinación. Le ayudará a fortalecer su capacidad de atención y a la obtención de un mayor conocimiento de si mismos y de sus emociones. Todo ello lo realizaremos a través del trabajo especifico de Kung Fu, integrando en el método el juego y el trabajo de valores para que el niño vaya conociendo  y comprendiento tanto su parte física como emocional.

Aprender a canalizar y gestionar sus emociones.

Desarrollar concentración, confianza y conocimiento de si mismo.

Aprender a controlar el nerviosismo, la timidez, la agresividad y la angustia.

 

“En los artistas, el Qi Gong potencia la autorrealización, la revelación de las potencialidades individuales. De pronto la obra del pintor contendrá una profundidad nueva que antes no se conocía. El lenguaje gestual del bailarín cobra una luminosidad nueva una gracia peculiar cuando la energía rellena el movimiento. Los cantantes practican qi gong para depurar la voz, el pensador para aumentar la potencia de su intelecto, el buscador de la verdad para hallar el camino”.

Ives Requena, del libro la gimnasia de la eterna juventud

 

“Una sesión completa de qi gong no dura más de media hora y está al alcance de todas las edades y todas las condiciones físicas, aun las más estropeadas. Al terminar se siente una extraordinaria placidez física y mental, como si el maltratado cuerpo nos agradeciera haberle dedicado, en ese breve espacio de tiempo, tanta atención, tanto cariño respetuoso. No conozco mejor remedio para el mal humor o la desmoralización, los nervios rotos o los arrebatos de furia, esos estados de ánimo en los que la vida parece no tener sentido ni justificación. Curiosamente, de una sesión de qi gong tampoco salimos exaltados y bailando de alegría, sino tranquilos, mejor dispuestos, más equilibrados para enfrentar lo que venga, y, también, más conscientes de que la vida, pese a lo que hay en ella de incomprensible y doloroso, es la más hermosa aventura”.

Mario Vargas Llosa (24 Agosto 2014) Elogio del qi gong. El País